Amigos

¡Únete al club más divertido de tu ciudad! Regístrate ahora »

Recordar  
contraseña »

Email:  Contraseña: 

Y de nuevo el mar

Castellón

Reconforta y renueva moverse por la geografía que nuestro entorno más o menos cercano nos ofrece. No tiene porqué tratarse de un largo viaje, al menos para mi no es imprescindible.

 

Percibo un sentimiento de libertad que desde mi espacio vital, pese a tenerlo, no lo aprecio de modo tan evidente debido a la cotidianidad. Se trata de introducir cambios en el horario, desconectar de la rutina, sentir que el tiempo te pertenece, hacer del viaje un rito de comunicación con las amigas que compartimos ruta y propiciar las risas cuando nos apetece.

 

La carretera, aunque yo  no conduzco, me apasiona. Esto me invita a observar los pueblos con entornos arbolados, que nacen acogidos en la falda de una montaña, que en ocasiones en su cima resisten los últimos vestigios de lo que fue un castillo: pasado y presente aunados por hados desconocidos,en contraste con los perfiles fantasmagóricos que las atracciones  de PortAventura dibujan surcando el cielo en ofrecimiento de las emociones más intensas para aquellos que desafían el sentido de la verticalidad y los espacios firmes bajo sus pies.

 

Continuando el camino nos encontramos con los arrozales de la zona de Deltebre, perteneciente a la provincia de Tarragona, en la comarca del Bajo Ebro, paisajes planos y humedales, con una riqueza espectacular de su característica fauna y flora, nos indican que pronto llegaremos a la mítica ciudad de Peñíscola, donde en su punto más alto, sobre el peñón, se levanta el casco viejo desde donde sobresale el castillo del Papa Luna, dicho Papa también era nombrado como el antipapa y hoy se le considera de ésta forma.

 

Peñíscola es un lugar turístico por excelencia, por lo que, visitarlo antes de que se llene de bañistas permite disfrutar de su playa y su entorno de modo apacible y relajado.

 

En esta ciudad se han rodado varias películas, entre ellas: Calabuch, (1956) de Luis García Berlanga y la superproducción El Cid (1961) de Anthony Mann, con Charlton Heston y Sofía Loren.

 

Continuamos la ruta hacia nuestro lugar de fin de trayecto: Castellón. Cada vez que regreso a esta ciudad me gusta más y por diversas razones que voy descubriendo.

 

Debido a la dimensión que propicia los desplazamientos a pie o en bicicleta, es una ciudad sin apenas tráfico rodado, lo que la convierte en silenciosa. Los habitante suelen ser muy amables y dispuestos a facilitar cualquier consulta, algo que se agradece sobremanera

 

La hostelería es de puntuación alta. Disfrutamos de una cena exquisita en la ciudad, donde se fusionaba la cocina europea y asiática. Al día siguiente, antes de retomar el camino de regreso, decidimos ir a comer a un estupendo restaurante ubicado en el puerto. Si algo tuvo de inconveniente el regreso, por no citar sólo excelencias, es que perdí mis gafas de sol a las que adoraba, porque precisamente me las habían regalado mis amigas de viaje, en una visita que hicimos juntas a Andorra.

 

C’est la vie.

de Mariana Bellido el 06/05/2018

Comentarios:

Bosquina el 06/05/18 a las 16:09
Me encanta

La verdad es que tengo una suerte inmensa, de tener las amigas que tengo y de encontrar esos espacios como bien denominas "Aventuras rodadas". Hay que saber disfrutar de lo que la vida nos ofrece y yo estoy segura que a mi me premia, y mucho. Gracias por leer y comentar FRX. Un abrazo en la ruta de la vida.

FRX el 06/05/18 a las 11:09
Me encanta

Que envidia de viajes!!! Amiga mia. Que suerte la tuya y la de tus amigas, de tenerte de compañera de aventuras rodadas. Te imagino en coche junto a ellas... a lo Thelma y Luise... jajaja "Bon voyage"!!!

Puntuar:

Escribir comentario:

Recordatorío de eventos:

¡No participas en ninguno de los
próximos eventos!

Apúntate a un evento »

Últimos usuarios registrados:

Sory
Rosy24
lisbeth
Marta91
Amdra77
Utopia
Mayiss
Gc85-8gh
Camilojulito
GalaLP
Dereck
Daavviidd
Lisf
Steventano
sebs
stevenss
Wilodbeats
Katematevo
Francesco
Aymara